jueves, 8 de diciembre de 2011

Emotiva y participativa Vigilia Diocesana de la Inmaculada en Cúllar


Ayer, 7 de diciembre, la parroquia de Cúllar acogió a un gran número de jóvenes que provenientes de distintos puntos de la Diócesis se congregaron para celebrar la Vigilia Diocesana de la Inmaculada Concepción organizada por el Secretariado de Juventud.



La vigilia comenzó con la procesión de la Purísima desde la ermita de San Agustín hasta la parroquia de La Anunciación. La Virgen fue portada por varios jóvenes y los asistentes en filas de dos acompañaron a la Virgen con velas encendidas. 





Durante el trayecto se rezó el santo rosario y pese a las bajas temperaturas fueron muchos los que participaron de esta procesión.



Ya en el interior del templo, continúo el rosario con rezo de las letanías y una oración mariana. La Inmaculada se colocó en el altar mayor junto con la Cruz de San Damián que durante estos días está recorriendo los pueblos de la Diócesis.

Comenzaba la segunda parte con la exposición del Santísimo Sacramento. Para ello, la Iglesia se quedó completamente a oscuras excepto por una luz que iluminaba la sagrada custodia. Todos los allí congregados guardaron varios minutos en silencio para rezar y meditar ante el Santísimo.

Tras la lectura del Evangelio,  comenzó la homilía del Obispo en diálogo con los jóvenes. Tres de ellos le hicieron tres preguntas a las cuales D. Ginés contestó desde la sencillez y profundad que le caracteriza. 


En la primera de ellas el Obispo explicó el misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María; la segunda pregunta presentó a María como modelo de fe, generosidad y pureza. 


Y la última pegunta hacía referencia a cómo los jóvenes, tras las Jornadas Mundiales de la Juventud pueden dar a conocer a Cristo. El Sr. Obispo contestó que a Jesús se trasmite por “contagio” y los jóvenes tienen que ser los evangelizadores de los propios jóvenes para que el “virus” de Cristo se propague a todos ellos.


Durante la vigilia se escucharon dos testimonios. El primer de ellos de una voluntaria de Cáritas y el otro de una chica que contó su experiencia de fe y encuentro con Dios. 



Los miembros de las Cofradías de la Diócesis realizaron las peticiones, los cantos estuvieron a cargo del coro parroquial de Caniles y tras la vigilia, cuya duración fue de casi dos horas y media, los asistentes pudieron disfrutar de un chocolate con magdalenas. www.semanasantadebaza.com



Galería fotográfica de la Vigilia







0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!