viernes, 4 de mayo de 2018

Jóvenes de Zújar procesionan con mucha devoción a la Virgen de la Cabeza


La juventud coge con fuerza las riendas que le permiten sobrevivir a muchas presiones. ¿Quién dijo que los jóvenes del medio rural carecen de metas? ¿Quién no ha expresado alguna vez que la gente joven es frívola y superficial y que suele car fácilmente en vicios y prácticas nocivas? 


A quien esto comenta con tanta facilidad y se vanagloria de utilizar muchos foros, entre comillas profesionales, para mostrar que posee la ciencia de la verdad acerca de los motivos de fracaso en la educación de los hijos e hijas adolescentes, les diría que hay muchísimos aspectos de la vida social y familiar de los niños y niñas que desconoce. Porque en el carácter lúdico de numerosas tradiciones populares, que sobreviven en los pueblos, se produce uno de los más importantes revulsivos contra las rutinas que arruinan y aburren a muchos niños y niñas . En los ambientes festivo-tradicionales de muchos pueblos se incrementa la participación juvenil de forma inusitada.

Este fin de semana, que se ha celebrado la festividad en honor a la Virgen de la Cabeza en muchos lugares de la provincia, he tenido la oportunidad de comprobar en vivo, las nuevos procesos que están revolucionando la vida de los jóvenes. Se trata de una oleada muy positiva de motivación y de necesidad de poner en acción “los mecanismos de relevo intergeneracional”. Me he fijado en la cantidad de gente joven vinculada a las devociones populares, en concreto a ese sector de chicos y chicas que desde muy pequeños se unen a las hermandades y cofradías para ser: abanderados/as, horquilleros/as, camareros/as, romeros/as, devotos y devotas de la Virgen de la Cabeza. Se aprecia su entusiasmo en hacer bien esas cosas que realmente quieren y que las quieren porque lo han aprendido desde la más tierna infancia en su círculo familiar y social.

Puede que hoy día sea cada vez más elevada y frecuente esta participación en eventos de carácter religioso y no nos estemos dando cuenta de que realmente necesitan ganar ese espacio que muchas veces las personas adultas les roban .

El ejemplo más claro lo he visto este fin de semana en la cantidad de gente joven que espera llegar a ser Horquilleros/as de la Virgen de la Cabeza ¡Parecerá mentira! Pues no y estoy sorprendida. Sin ir más lejos, en la Romeria de la Virgen de la Cabeza me he encontrado con cientos de jóvenes capaces de superar muchos obstáculos, gracias a motivaciones y a intereses que se escapan en buena medida a los cientos de gurús y métodos pedagógicos. Por ello rendiré mi tributo a los niños y a las niñas, a los chicos y chicas que prefieren ya, ir contra corriente y contracultura para dejarse llevar por esas otras pasiones más vinculadas al arraigo social y familiar en el que se desenvuelven con naturalidad. Por ello felicito a estos nuevos hombres y mujeres que en abril participan muy activamente en las tradiciones y en un ambiente festivo tan sano como en el que han decidido tener su papel .

Elisa Sampelayo







0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!