miércoles, 6 de septiembre de 2017

Miles de personas llenan las calles de Baza para impedir que el Cascamorras se lleve la Virgen de la Piedad




El ímpetu de unos 13.000 bastetanos ha impedido que Cascamorras, encarnado por el accitano Emilio Delgado, se lleve a la patrona de Baza, la Virgen de la Piedad, que un 6 de septiembre más permanece custodiada en su templo, la Iglesia de la Merced.


Este año los bastetanos han vuelto a cubrirse de los pies a la cabeza con los 3.000 kilos de pintura negra ecológica que dispone el Ayuntamiento, lo que ha facilitado que en apenas unos segundos Cascamorras estuviera completamente cubierto del negro de este tinte, con el que los participantes le pintan y que es uno de los elementos imprescindibles en esta Fiesta de Interés Turístico Internacional, según destaca el Ayuntamiento de Baza.

La de Baza ha sido una carrera rápida, que ha transcurrido en una hora y cuarenta y nueve minutos sin incidentes de relevancia. En este tiempo, al sucesor de Juan Pedernal le ha dado tiempo a realizar una decena de juras de bandera, una de ellas incluso sin contar con este elemento porque el palo que la porta se ha roto y ha sido necesario sustituirlo por otro. Los “viva la Virgen de la Piedad. Viva Cascamorras y viva Baza” han acompañado a Miguel Delgado desde Las arrodeas, en la salida, hasta la Plaza de la Merced, en donde se ha despedido de una experiencia que le ha emocionado, “con la Virgen de la Piedad en la cabeza y en el corazón”, como ha declarado dentro de la iglesia tras realizar la oración a la patrona bastetana.

Uno de los momentos esperados por los asistentes, tanto público como cascamoreros, como señala la crónica del Ayuntamiento de Baza, ha sido el recuerdo que ha tenido Cascamorras para sus compañeros de profesión, los bomberos, por los que ha realizado una jura de bandera en el punto conocido como ‘el límite’ o la rotonda de la calle Ferrocarril.


























































0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!