miércoles, 20 de enero de 2016

El "robo" de San Sebastián en Caniles: una historia legendaria, una leyenda histórica

No existe ningún documento escrito que nos cerciore la veracidad del origen de la fiesta, por ello tenemos que remitirnos a la transmisión oral como principal y única fuente de información.

A comienzos del s. XVII se produjo en Caniles una epidemia de peste que azotó a la población causando múltiples muertes y por lo tanto un brusco descenso  poblacional de la misma villa. Las gentes de aquella época observaron que dentro de las delimitaciones del barrio de San Sebastián se habían detectado menos casos de afectados por la epidemia. 


Los vecinos supusieron que ese fenómeno era debido a que, precisamente en ese barrio, se encontraba la imagen del San Sebastián.


A causa de esta noticia que fue difundida por todo el pueblo se produjo una disputa entre barrios, tras varios días de discusión, llegaron a un acuerdo que se resumía en lo siguiente: “el Santo debería ir visitando periódicamente las casas del pueblo para asegurarse de que la imagen poseía la concesión de los susodichos favores taumatúrgicos que se le estaban atribuyendo”.

En una de las visitas que la imagen realizó a una casa, se produjo de manera milagrosa la total recuperación y curación de la enfermedad de todos los miembros de la familia de la misma en que se hallaba la imagen del Santo. Afectados dichos vecinos por la curación de la enfermedad, le atribuyeron veracidad a lo que se rumoreaba sobre la capacidad de realizar milagros de la imagen de San Sebastián y ocultaron la imagen al resto de los demás vecinos. Estos que sospechaban el paradero, debido a la repentina y milagrosa curación de la familia entraron en casa de dicha familia y robaron la imagen del Santo. 

Los vecinos del pueblo iban progresivamente “robándose” la imagen del Santo, los unos a los otros, con el fin de poder beneficiarse todos de los favores que concedía ésta. De esta leyenda, según la tradición oral −transmitida de generación en generación a lo largo de cuatro siglos−, proviene el origen de la tradición del “Robo del Santo”.

Una vez recuperados la mayoría de todos los vecinos se decidió construir una ermita a San Sebastián y nombrarlo co-patrón de la villa de Caniles conjuntamente con San Antonio que es el patrón de la localidad. Esto se hizo como muestra de la gratitud y devoción que sentía el pueblo de Caniles hacia San Sebastián.

La ermita está compuesta por una nave central, un coro, y la sacristía. La torre está acabada en forma de espadaña con su correspondiente campana. El altar mayor está compuesto por un retablo elaborado con madera. Sobre este altar se encontraban las imágenes de Santa Casilda y Santa Marta que fueron destruidas en la fratricida contienda civil. En el centro del altar se encuentra la talla actual de San Sebastián realizada en  madera, allá por el año 1940 y donada al pueblo de Caniles por  don Manuel Mesas Martínez. 

La anterior, lamentablemente, fue destruida en la Guerra Civil también y según el inventario elaborado por el Padre don Juan Manuel Varón en 1926 fue descrita como: “imagen antigua, retocada, tallada en madera y de poco mérito colocada en el centro del altar mayor (de su ermita). Tendrá un metro de altura. Tiene un fajín de seda encarnada que conserva doña Amalia García Carpio y una diadema de plata y cinco flechas, un espadín que lo conserva don Antonio García (…) y un trono moderno, fuerte y bueno que conserva en su casa don Francisco Martínez García y las arandelas en la casa de don Antonio García Martínez”. 

Actualmente en el interior de la ermita, un arco rebajado separa la nave de la modesta capilla mayor, donde está la minúscula sacristía. El retablo de estilo renacentista está ilustrado por dos momentos relacionados con el Santo: la procesión presidida por el Sr. Obispo y una representación de su martirio.


Presentación y descripción de la fiesta en la actualidad

En los días que preceden al veinte de enero se celebra el novenario con el fin de venerar y dar culto a San Sebastián. Estas novenas se celebran del día doce al veinte en las que la palabra de Dios es difundida y predicada por el párroco de la iglesia de Santa María y San Pedro de Caniles, y diferentes sacerdotes invitados para la ocasión. Antiguamente, el día 19, se celebraba la penúltima novena, precedida de una procesión cuyo recorrido transcurría a través de las calles, Nueva y San Sebastián, actualmente esta tradición ha sido suprimida.

El día veinte tiene lugar por la mañana la celebración de la eucaristía, en los últimos años presidida por el Rvdmo. Sr. Obispo de la Diócesis de Guadix-Baza, seguida de la procesión con el mismo recorrido descrito anteriormente. Una procesión sencilla y austera pero con mucho ambiente festivo puesto que es un día de gozo y júbilo. Las imágenes de San Sebastián son portadas en sus respectivos pasos, la procesión acompañada por las distintas autoridades de la localidad y con el acompañamiento musical de la banda municipal, la banda de tambores y cornetas, y los tradicionales “cascaborras” que son los cabezudos que entretienen a la chiquillería del pueblo. En Caniles no se ha sido zagal –decimos zagal y no niño, puesto que el primero es un rango de mayor importancia con respecto al segundo, por lo menos así es entendido en la hoya de Baza y el altiplano de Huéscar− si no se ha corrido a los “cascaborras”.

Todos los años, el 20 de enero, cuando la última campanada es dada por el reloj de la torre de la Iglesia dan las cinco de la tarde se repite la tradición, “el Robo del Santo”. Media hora antes la plaza de la Iglesia ya está repleta de gente, entre ellos los posibles nuevos “ladrones”. Dentro de la iglesia permanecen el sacerdote y  los antiguos “ladrones” en compañía de la imagen del Santo y con la cruz que lo simboliza dispuesta a ser “robada” por otro grupo de ladrones distintos. 

Por fin, sale el ladrón del año anterior portando la cruz, que representa a dicho Santo, y al grito de “¡Viva San Sebastián!”. Surgen de entre el gentío y la muchedumbre, los nuevos ladrones los que tienen el objetivo de hacerse con la cruz, ello desencadenará una verdadera lucha por la cruz. La batalla verá su fin cuando alguno de los litigantes logre levantar la cruz y grite a pleno pulmón “¡Viva San Sebastián!”. Una vez terminado el tradicional “robo del Santo”, se vuelve a repetir la procesión discurriendo por las calles Nueva y San Sebastián. El paso de San Sebastián es portado por los “hermanos nuevos” y el de San Antonio es portado por los “hermanos viejos”.

En algunas ocasiones esa mano que levanta la Cruz se encuentra teñida de sangre debido a los cortes producidos por el metal de ésta. Voltean las campanas, los cohetes son disparados al cielo, las campanas rompiendo su mustio silencio con su badajo tronando…, una vez más el rito se ha cumplido, en Caniles, San Sebastián ha sido robado. Tras la procesión en compañía de la imagen de San Antonio, que es el patrón de Caniles, los nuevos hermanos se reunirán para iniciar la elaboración de las fiestas del próximo año y celebrar tal honor como es debido. Los nuevos hermanos se irán reuniendo periódicamente a lo largo del año para preparar las fiestas del siguiente, observar y decidir las múltiples actividades que puedan realizar para el año próximo. Otro punto que también tratarán es la determinación de las actividades que pueden llevar a cabo con el fin de poder contribuir a costear los cuantiosos y múltiples gastos que conllevan el realizar las fiestas. Para finalizar, queremos utilizar las acertadas palabras de la antropóloga canilera –Amalia Vidal Torres−, “…Como parece haberse puesto de moda decir, y es la pura verdad, ¡es el sentimiento de un pueblo!”

JUAN ANTONIO DÍAZ SÁNCHEZ
(Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino)

MARÍA CASTAÑO JIMÉNEZ
(Diplomada en Magisterio Musical. Universidad de Granada)

“La rebeldía festiva en Iberia”
Demetrio E. Brisset Martín
Antropólogo



3 Comentarios:

Anónimo dijo...

Viva San Sebastián, patrón de caniles. Y buen artículo, no conocía nada del robo del santo y me parece algo fantástico.

Anónimo dijo...

no es semana santa de baza es de caniles y caniles no pertenece a baza sino a granada


¡¿Te gusta este blog?!