lunes, 21 de agosto de 2017

Cáritas de Huéscar realiza unos talleres dirigido a madres adolescentes en riesgo de exclusión social



Parte del voluntariado de Caritas Huéscar se desplazó  al barrio de las Cuevas para realizar unos talleres sobre salud y bienestar de los más pequeños. Las futuras madres adolescentes tuvieron la oportunidad de aprender como cuidar de sus bebés. 


La salud de los bebés es uno de los aspectos que más  preocupan a las mamás y más si son madres adolescentes.  

En estos días se les explicó y se practicó  todos los aspectos relacionados con los cuidados de sus bebés, desde la higiene, lactancia, hasta el cambio de pañal pasando por aprender como cuidar los enseres y ropas delicadas de los más pequeños.

Cáritas parroquial durante todo el año acompaña y apoya en las necesidades de algunas de las familias del barrio de las Cuevas, y una vez más, este verano hemos querido ampliar nuestra labor trabajando en el propio barrio con las madres adolescentes. Creemos que para producir cambios y ayudar a estas familias es necesario trabajar, no solo con los adultos, como venimos haciendo, sino también con las futuras mamás, puesto que ellas son las verdaderas agentes generadoras de cambios.

Para la realización de los talleres se contó con la voluntaria Mercedes Guijarro, persona ésta cualificada para tal fin y con voluntarias adolescentes, que a pesar de no tener formación alguna en la materia creemos que es importante su participación  y presencia . Por otro lado contamos con las instalaciones cedidas por el  Exmo. Ayto. de Huéscar y con la financiación de Cáritas Española a través del proyecto “Job”. 

Cáritas Huéscar










2 Comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la labor que realiza caritas parroquial con los más desfavorecidos, pero según mi parecer es una labor estéril. Quiero decir, está muy bien ayudar, pero si no se transmite a Jesucristo al final nos quedamos como una ONG más y en la iglesia esto no se puede dar. Debemos caer en la cuenta que la mejor ayuda que les podemos dar no es la material, sino la espalda. Ya lo dice Hch 3,6: Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, te lo doy: En nombre de Jesucristo, el Nazoreo, echa a andar.»


¡¿Te gusta este blog?!