viernes, 11 de enero de 2013

Treinta sacerdotes, junto con el Obispo de Guadix, participan en el I Foro Sacerdotal


Treinta sacerdotes, el Sr. Obispo de Guadix, Mons. Ginés García Beltrán y don Jesús Higueras, párroco de Santa María de Caná (Pozuelo de Alarcón, Madrid), se reunieron los días 7 y 8 de enero en el Centro de Espiritualidad de Guadix para participar en un Foro Sacerdotal, organizado por la Parroquia de San Miguel de Guadix, con el tema: La fe en el sacerdote. 


El encuentro comenzó tras la cena del día 7 con una tertulia informal en la que don Jesús Higueras nos transmitió sus experiencias en una comunidad parroquial muy viva como es la Parroquia de Caná.

La jornada del día 8 comenzó con la eucaristía, y tras el desayuno tuvieron lugar diversas ponencias y comunicaciones en el marco del Año de la fe y con el título anteriormente consignado. 

Tras la presentación del Foro por parte de don Antonio Fajardo, párroco de San Miguel de Guadix, intervino don Jesús Higueras. En su exposición resumió algunas de las intervenciones más destacadas del reciente Sínodo de los Obispos  para la Nueva Evangelización celebrado en Roma, en el que participó como auditor.

En su intervención destacó algunos puntos para revitalizar la vida parroquial: 

1. Estar presente y disponible, organizándose para que la iglesia pueda estar abierta muchas horas al día; 
2. Facilitar la Confesión frecuente haciendo que poco a poco se llegue a una auténtica dirección espiritual, de ahí podrán surgir las vocaciones a los diversos carismas presentes en la Iglesia; 
3. Ofrecer momentos de adoración eucarística, adaptándose a las posibilidades de cada grupo (niños, jóvenes, adultos); 
4. Favorecer la participación en la parroquia de las personas que pertenecen a movimientos y otras realidades eclesiales; 
5. Estar presente en el mundo del dolor, acompañando a las personas no sólo en el momento de la Eucaristía, sino con periodicidad.

A continuación vinieron las comunicaciones en las que se ofrecieron diversos testimonios y modelos de fe:

Manuel Amezcua, párroco de Nuestra Señora de Gracia y de Fátima en las Cuevas de Guadix, expuso Ejemplos de fe sacerdotal en las cuevas de Guadix.

Leovigildo Gómez Amezcua, canónigo de la Catedral de Guadix, habló sobre El obispo Álvarez Lara, un hombre de fe.


Juan Bautista Carreño, párroco de Caniles, dio un emotivo testimonio sobre Fe eucarística y piedad sacerdotal.

Tras estas comunicaciones hubo un breve descanso y a continuación intervino Mons. Ginés García Beltrán, que habló sobre El Año de la Fe en el Sacerdote. El Sr. Obispo de Guadix, pronunció, como nos tiene acostumbrados, una ponencia brillante, ágil y profunda. Comenzó citando a San Agustín, aludiendo a que sólo con raíces profundas, con una vida espiritual honda, podremos ser sacerdotes y cristianos de altura. Que podamos caminar, no sólo al lado de los hermanos, sino a la cabeza guiándolos, ante los retos que nos plantean los tiempos actuales.

Tras un turno de preguntas, tuvieron lugar el resto de comunicaciones, que en este caso fueron:

Sergio Joaquín Villalba Marcos, párroco de Castril, que habló sobre Sacerdocio y confesión.

Sebastián Robles Jiménez, párroco de Dólar, que ofreció su testimonio acerca de La fe del sacerdote en una población del interior.

Valeriano Miguel Plaza Expósito, párroco de Cortes y Graena,  que explicó cómo anima la fe popular a la fe del sacerdote.

José Francisco Serrano Granados, rector del Seminario, que habló de Fe sacerdotal y promoción vocacional.

La jornada concluyó, en un ambiente de alegría y satisfacción, con una comida fraternal en el Centro de Espiritualidad







3 Comentarios:

Anónimo dijo...

Qué alegría da ver a esos curas jóvenes. Soy de Baza, y me da mucha que de esos cinco puntos de que se habló, no se cumple ninguno en el caso del Templo de nuestra amada Patrona, la Stma. Virgen de la Piedad.

Espero, como bastetano, como cristiano, y como devoto de la Piedad, que esto se arregle. Tome nota, sr. Obispo. En Baza, la devoción a la Virgen de la Piedad es muy grande, pero también se debe ayudar a mantenerla desde la propia iglesia, cosa en en los últimos año, siento decirlo, no se está haciendo notar.

Espero no haber ofendido a nadie, no era mi intención.

Anónimo dijo...

Con buenas palabras y con buena intención no se ofende a nadie.

Anónimo dijo...

Desde que se hacen cargo los dos sacerdotes de la Mayor, la Merced se unde.


¡¿Te gusta este blog?!