miércoles, 26 de julio de 2017

Día 26 de julio, festividad de San Joaquín y Santa Ana, abuelos de Jesús

Santa Ana es la titular en una las parroquias de Guadix y de Villanueva de las Torres

Hoy la Iglesia celebra a los padres de la Virgen María, San Joaquín y Santa Ana y por tanto los abuelos de Jesús. 

Sus imágenes están presentes en varias iglesias de la Diócesis de Guadix como la Mayor y Piedad de Baza o en las parroquias de Sta. Ana de Guadix y Villanueva de las Torres. 

Una antigua tradición, datada ya en el siglo II, atribuye los nombres de Joaquín y Ana a los padres de la Virgen María. El culto aparece para Santa Ana ya en el siglo VI y para San Joaquín un poco más tarde. La devoción a los abuelos de Jesús es una prolongación natural al cariño y veneración que los cristianos demostraron siempre a la Madre de Dios. 

Se conocen poco datos de la madre de la Virgen pues los Evangelios no la mencionan si en cambio el apócrifo de Santiago, según el cual a los veinticuatro años de edad se casó con un propietario rural llamado Joaquín, galileo, de la ciudad de Nazaret. 

Ambos vivía en Nazaret y, según la tradición, dividían sus rentas anuales, una de cuyas partes dedicaban a los gastos de la familia, otra al templo y la tercera a los más necesitados. 

Llevaban ya veinte años de matrimonio y el hijo tan ansiado no llegaba. Los hebreos consideraban la esterilidad como un castigo del cielo. Se los menospreciaba y en la calle se les negaba el saludo. En el templo, Joaquin oía murmurar sobre ellos, como indignos de entrar en la casa de Dios. 

Joaquín, muy dolorido, se retira al desierto, para obtener con penitencias y oraciones la ansiada paternidad Ana intensificó sus ruegos, implorando como otras veces la gracia de un hijo. Recordó a la otra Ana de las Escrituras, cuya historia se refiere en el libro de los Reyes: habiendo orado tanto al Señor, fue escuchada, y asi llegó su hijo Samuel, quien más tarde seria un gran profeta. 

Y así también Joaquín y Ana vieron premiada su constante oración con el advenimiento de una hija singular, Maria. Esta niña, que había sido concebida sin pecado original, estaba destinada a ser la madre de Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado. 

Desde los primeros tiempos de la Iglesia ambos fueron honrados en Oriente; después se les rindió culto en toda la Cristiandad, donde se levantaron templos bajo su advocación. 



 

3 Comentarios:

Anónimo dijo...

cuanto bien hacen los abuelos a sus nietos.Transmiten la fe y les enseñan a rezar. Felicidades

Lucía dijo...

Gracias a mi abuela aprendí el Padre Nuestro ahora, ya mayor, se lo agradezco.

Anónimo dijo...

Hoy Guadix está de fiesta sobre todo el barrio de Santa Ana. "La Abuelica" procesiona a partir de las nueve. Acudamos a verla como cada año por las calles accitanas. Viva Santa Ana, San Joaquin y la Niña Virgen María!!!


¡¿Te gusta este blog?!