miércoles, 31 de agosto de 2016

El obispo de Guadix preside la Misa de Exequias del sacerdote José Gómez Casas

La Catedral de Guadix acogerá una Eucaristía el viernes 9 de septiembre a las 10:00 h. por el sacerdote José Gómez 

El obispo de Guadix, Mons. Gines García ha presidido en el Cementerio San José de Granada el funeral por el sacerdote José Gómez Casas concelebrado el Sr. Vicario General de la diócesis, José Fco Serrano, y el Canciller Secretario, Manuel Millán, varios sacerdotes de la Diócesis el párroco de la parroquia de San Agustín de Granada Antonio Jesús o el párroco de Víznar y el Fargue, David Cuerva.


En la homilía el Obispo de Guadix Don Gines García saludó a los sacerdotes y a los familiares, hermanos, sobrinos, y a todos los hermanos en el Señor, y explicó el sentido de reunirse en esta mañana ahí para celebrar la Eucaristía:

"La palabra Eucaristía significa acción de gracia, la acción de gracias que el pueblo cristiano da sobre todo por Jesucristo. Y en la persona en el misterio de Cristo damos gracias a Dios por tantas cosas que él nos regala a lo largo de nuestra vida. Hoy nuestra acción de gracias es también por Don Jose Gómez Casas, que despedimos para este mundo, esa acción de gracias por su vida, esa acción de gracias por su ministerio ejercido en nuestra diócesis de Guadix a lo largo de muchos años en distintos servicios, en distintas parroquias. Es una acción de gracias también por el don de la vida cristiana y por el don del sacerdocio de esa identificación con Cristo que es cabeza y pastor de la comunidad cristiana con el que nosotros hemos sido identificados con el sacramento del orden sacerdotal". 

Mons. Gines García, prosiguió afirmando "que siempre que celebramos la Eucaristía por un hermano nuestro que deja este mundo queremos proclamar nuestra fe: Jesucristo ha muerto y ha resucitado. Recordamos la profesión de fe, la experiencia, el testimonio de la primera comunidad cristiana cuando nos resume toda la esencia del cristianismo diciendo que Cristo ha resucitado, y por eso si Cristo ha resucitado nuestra fe tiene sentido y también tiene sentido nuestra predicación. Por eso en esta mañana del cuerpo ahora sin vida de nuestro hermano José, sacerdote, proclamamos a Jesucristo resucitado, ese que da sentido a la vida del hombre ese que es respuesta a las grandes preguntas de la existencia humana, ese Cristo que Don Jose tantas veces ha anunciado con su palabra y tambien con su vida. Anunciar a Cristo resucitado es anunciar tambien que la muerte no tiene la última palabra, que nuestro morir es un paso de este mundo para vivir junto a Dios. Ésto es lo que los cristianos afirmamos, ésto es lo que creemos porque el mismo Señor nos lo ha dicho". 

"Nuestro deseo para éste hermano nuestro: él que ha creído en el Señor, él que ha sido bautizado en el nombre del Señor, él que ha sido heraldo del Evangelio ahora pueda gozar también de la Gloria de Dios para siempre, pueda compartir todo aquello que él predicó y gozar del Señor para siempre. Esa es nuestra Esperanza por tanto eso es lo que le pedimos al Señor.

En este día también le pedimos al Señor que la vida de nuestro hermano José que hoy llevamos a la tierra dé muchos fruto. Todo el fruto que haya podido dar en su vida sacerdotal que ahora se realice, sea realmente fecundo como el grano de trigo que cae en tierra, muere pero da mucho fruto. Yo le pido al Señor que la muerte de nuestro hermano José de tambien frutos vocacionales en nuestra diócesis de Guadix, en ésta diócesis de Granada y en la Iglesia entera. Ojala la muerte de nuestro hermano José sea llamada también a otras personas a seguir este estilo de vida, a seguir adelante en la extensión del Reino, a seguir adelante del anuncio salvador de Jesucristo.

Don Jose en estos ultimos años ha vivido aquí en Granada con su hermana Dulce y la verdad que él se ha sentido profundamente acogido. Yo públicamente quisiera dar las gracias a la parroquia de San Agustín y a su párroco D. Antonio Jesús, donde él realmente se ha sentido uno más, un hermano más, y ésto es muy importante porque ser signo de la comunión real de la Iglesia, de una comunión que es afectiva y efectiva.

No queda más que encomendar la vida de nuestro hermano y pones en las manos y en la protección de la Virgen Santísima que en su pueblo Fonelas se venera como la Virgen de los Dolores que en su Guadix donde él ha ejercido tanto el ministerio como la Virgen de las Angustias, como aquí en Granada, en definitiva la madre de los sacerdotes. Esa madre a la que tantas veces acudimos en nuestra vida sacerdotal para gozarnos y también para llorar porque es la madre que siempre nos escucha, que nos acoge y que seguro ahora también Don José puede gozar de ella en el cielo. Pedimos al Señor también por su familia para que los consuele en la pérdida de un ser querido, pedimos especialmente por Dulce, que durante toda su vida ha vivido con su hermano, ha entregado casi una vida sacerdotal paralela, ha entregado su vida por su hermano, para que él ahora la consuele y para que ella pueda sentir siempre la compañía del Señor, la compañía de la Virgen, la compañía de su hermano en ésta nueva etapa no fácil de su vida". 

Crónica y fotos de Miguel Guitierrez









1 Comentarios:

Manuel Requena, Seminarista de S. Torcuato dijo...

He tenido en mi vida la gran suerte de recibir de manos de D. José el Bautismo, tal día 16/07/94, día en que la Iglesia rinde culto a la Madre en su advocación del Monte Carmelo, a Ella le encomiendo el alma de este sacerdote. Doy las gracias a Dios por su ministerio y por el testimonio de su vida, una vida entregada y desgastada por el Evangelio y por los hermanos, como dice D. Ginés en la homilía le pedimos que interceda por nuestro seminario de Guadix y por los jóvenes que estamos dentro para que sepamos ser fieles a la llamada que el Señor nos ha hecho. Yo le encomiendo a él mi vocación para que me enseñe a seguir su ejemplo.


¡¿Te gusta este blog?!