martes, 13 de septiembre de 2016

Bendición de niños en el último día de Octava de la Virgen de la Piedad

Tradicionalmente, el día 15 de septiembre, último día de la Octava de la Fiesta de la Virgen de la Piedad, se hacía una procesión con la imagen de la Virgen por las calles de Baza, que era conocida como la de los "Labradores". Al coincidir con el último día de la Feria local, el número de asistentes se fue reduciendo con el tiempo hasta que se determinó en su momento suprimir esta procesión.

En su sustitución, los frailes franciscanos que eran los encargados de custodiar la sagrada imagen decidieron celebrar una presentación y bendición de infantes (niños y niñas). Desde entonces la Hermandad de la Virgen de la Piedad viene organizando este acto que tiene lugar en la Misa de la Octava, cada 15 de septiembre, a las 20:00 horas, en la Iglesia de la Piedad.

El Rector del Templo un año más recibirá en esta celebración festiva a los que son los protagonistas: los más pequeños.

Bendecidos con agua bendita tras ser presentados por sus padres, estos niños reciben un diploma de recuerdo que le hace entrega la Hermandad de la Piedad.

El acto termina con la subida de los niños al Camarín de la Virgen, junto a sus familiares, para ser presentados a la Virgen de la Piedad, siendo cubiertos con el manto que viste la imagen sagrada.

Este acto se suele realizar en España en la Fiesta de la Presentación del Señor, también conocida como Fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero, en los templos y santuarios de localidades donde se encuentran imágenes de advocaciones marianas y donde la Virgen es la patrona del lugar. Sin embargo, este rito en Baza no se hace en esa fecha sino que se hace como cierre de los cultos a la Virgen de la Piedad con motivo de sus fiestas patronales de septiembre.




0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!