martes, 15 de agosto de 2017

15 de agosto, solemnidad de la Asunción de María Santísima

Celebran su onomástica quienes se llamen: Asunción, Alba, Paloma, María, Azucena, Estrella, Reyes, Mar...

La Asunción de la Virgen es la creencia de que el cuerpo y alma de la Virgen María fueron llevados al cielo después de terminar sus días en la tierra. 

La Iglesia ha celebrado esta fiesta desde el siglo VI, la liturgia conmemoraba la entrada de la Virgen al cielo en la festividad de la “durmición”.

En 1849 llegaron las primeras peticiones al Vaticano de parte de los obispos para que la Asunción se declarara como doctrina de fe, estas peticiones aumentaron conforme pasaron los años. Cuando el Papa Pío XII consultó al episcopado en 1946 por medio de la carta Deiparae Virginis Mariae, la afirmación de que fuera declarada dogma fue casi unánime.

Así el 1 de noviembre de 1950 se publicó la bula Munificentissimus Deus en la cual el Papa, basado en la Tradición de la Iglesia Católica, tomando en cuenta los testimonios de la liturgia, la creencia de los fieles guiados por sus pastores, los testimonios de los Padres y Doctores de la Iglesia y por el consenso de los obispos del mundo como "Magisterio Viviente", declaraba como dogma de fe católica la doctrina de la Asunción de la Virgen María.

Evangelio Apócrifo:
Imagen de  la Iglesia de
la Merced

Un ángel se aparecía a la Virgen y le entregaba la palma diciendo: "María, levántate, te traigo esta rama de un árbol del paraíso, para que cuando mueras la lleven delante de tu cuerpo". Poco después, los Apóstoles se sintieron arrastrados por una fuerza misteriosa que les llevó hasta el lecho donde la Madre de su Maestro aguardaba la venida de la muerte. 



De repente se oyó un trueno fragoroso, la habitación se llenó de perfumes y apareció Cristo. Mientras los coros angélicos cantaban dulces melodías, el Hijo decía a su Madre: "Ven, escogida mía, yo te colocaré sobre un trono resplandeciente, porque he deseado tu belleza".

Las vírgenes iniciaron el desfile, tras ellas iban los Apóstoles y en medio caminaba San Juan, llevando la palma simbólica. Al tercer día, los Apóstoles oyeron una voz muy conocida, que repetía "La paz sea con vosotros". Era Jesús, que venía a llevarse el cuerpo de su Madre. http://www.buigle.net/



5 Comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué diferencias iconográficas hay entre la Inmaculada y la Asunción?

Alejandro Baena dijo...

Nunca había leído esta parte del evangelio. Qué bonito. Gracias Carlos.

Carlos Valle dijo...

Amigo Alex, realmente el texto no pertenece a los Evangelios Canónicos si en cambio Evangelios Apócrifos, textos del siglo III y IV que recogen esta preciosa tradición de la "dormición de la Virgen María".


¡¿Te gusta este blog?!