lunes, 22 de mayo de 2017

22 de mayo, día de Santa Rita. Madre, viuda, monja y estigmatizada



Santa Rita en la Iglesia
 Mayor de Baza
Santa Rita en la Iglesia
del Sto. Ángel de Baza
Historia de Santa Rita

Santa Rita (nombre abreviado de Margarita), nació en 1381 en Roca-Porrena, muy cerca de Cascia (Italia). Fue hija única y concebida cuando sus padres eran ya ancianos.

Desde muy joven sintió un aprecio muy especial hacia el Evangelio y a la naturaleza.


Subía a la montaña y desde allí contemplaba la belleza del campo, los árboles, los pájaros, las flores... pasando horas y horas orando. En su casa tenía un pequeño oratorio donde encontraba su paz interior mediante la plegaria.

Sintió el deseo de consagrarse a Dios y hacerse religiosa de un convento de monjas que seguían la regla de San Agustín situado en su misma ciudad, pero sus padres se negaron y le obligaron a la edad de 16 años a casarse con Pablo Fernando, un joven de Cascia muy bien situado económicamente. Pero Pablo Fernando no fue al principio aquel gentil hombre que aparentaba. En las historias que se explican dedicadas a nuestra santa, se cuenta que muy a menudo la maltrataba y le dificultaba la práctica de su fe. A pesar de ello, ella le fue fiel e intentó reconducir siempre las situaciones adversas.

A los 18 años, tiene su primer hijo: Juan Santiago. A partir de esta buena noticia, su esposo deja de maltratarla y conlleva una vida familiar llena de paz. Incluso Pablo Fernando se convierte al cristianismo. Dos años después nace su segundo hijo: Pablo María.

Asesinato de su esposo
La felicidad del matrimonio se rompería diez años después, concretamente cuando nuestra santa tiene 30 años: su esposo aparece asesinado en medio de una gran crispación política en la República de Cascia. Vaya papeleta le queda a Santa Rita, viuda con dos hijos de 12 y 10 años!. A pesar del grave suceso, nuestra amiga ora por los asesinos, ella misma sabe quienes son e incluso se acerca a ellos a ofrecerles el perdón y la reconciliación entre las dos familias. Su deseo es complacido, pero en sus hijos, aunque son muy pequeños, surge el deseo de venganza. Rita intenta disuadirlos y enseñarles a amar a los enemigos. Las vidas de aquellos dos chavales fueron cortas, ya que un año y medio después de la muerte de su marido, una peste contagiosa acabó con la vida de ellos.

Santa Rita se hace religiosa

Santa Rita se queda viuda y pasa sus primeros años recogida en oración y penitencia. Piensa de nuevo en ingresar en un monasterio de religiosas agustinas que hay en Cascia, pero desde esta orden la rechazan con el pretexto de que es viuda y que solo aceptan a personas vírgenes. Por tres veces llegan a no aceptarla. A pesar de todo, Rita no pierde las esperanzas e invoca a sus tres santos preferidos: San Agustín, San Nicolás y San Juan Bautista. Por cuarta vez se dirige al convento y finalmente la aceptan. Allí llevaría una vida de observancia, obediencia, penitencia, oración ... Finalmente consigue lo que siempre había soñado: hacerse religiosa del Monasterio de Cascia.






El Estigma

Cuando nuestra amiga lleva  28 años de servicio al Señor desde el monasterio, y cuando cuenta ya con  61 años de edad, recibe el estigma de una espina en la frente procedente de la misma pasión de Jesús. El estigma de la espina lo llevaría durante sus 15 años restantes de su vida. ¿Qué significa este estigma?... Pues  no es el único caso ocurrido en la vida de los santos; muchos de ellos experimentaron este extraño "prodigio" típico de algunos personajes dignos de santidad. Santa Rita lo fue, y parece como si Jesucristo la hubiera querido "obsequiar" después de su devoción por los relatos de la Pasión que leía asiduamente.  Durante 15 años, el estigma le supuso para nuestra santa un duro sacrificio, casi siempre tenía que vivir recluida en una celda del monasterio, por el dolor y por el hedor pestilente que salía de la herida. Solamente le desapareció el estigma en 1450 cuando ella pidió a Dios que se la curara para poder peregrinar a Roma con motivo del Año Jubilar. Pero ... cuando volvió a Cascia, el estigma volvió a aparecer.

Sus últimos años. El prodigio de la Rosa.

Cuando nuestra santa tiene 72 años queda paralítica aquejada de marasmo, una enfermedad que le enflaquece el cuerpo y que le obliga a vivir en la cama durante el resto de su vida.

A sus 75 años de edad, ocurre uno de los sucesos más conocidos en la vida de Santa Rita. En pleno invierno, cuando el campo está totalmente nevado, pide a una prima que la visitaba en su celda que le traiga una rosa que en aquel momento florece en el huerto de su casa. Como nos podemos imaginar el resto de monjas creen que Santa Rita delira y que su muerte está próxima. No obstante, aquella chica, se siente atraída a ir al huerto de la casa de Rita para comprobar si era cierto aquel prodigio ... y efectivamente, allí encuentra una preciosa rosa en medio de un frondoso rosal todo el rodeado de nieve junto a unos higos maduros. Aunque en aquella época no existía ni Internet, ni radios, ni periódicos, la noticia corrió de boca en boca, y multitud de gente fue a ver el rosal en el huerto. 

Hay una tradición popular que consiste en tener en las casas, coincidiendo con la festividad de Santa Rita, un ramo de rosas previamente bendecido por el sacerdote del pueblo. Es una manera muy original de recordar a la santa.

Aquel suceso inexplicable de la rosa hizo crecer la fama de Santa Rita, y fueron muchos los que quisieron conocer a aquella monja enfermiza.

El 22 de mayo de 1457, a sus 76 años de edad, Santa Rita fallecería en medio de una gran conmoción. Fue beatificada en 1628 por el Papa Urbano VIII y canonizada por el Papa León XIII el 24 de mayo de 1900.


Patronazgo de Santa Rita 

A Santa Rita se le reconocen diferentes protecciones y ayudas. La más importante es la de los casos imposibles. Muchas personas le invocan para pedir cosas difíciles de conseguir, y nadie mejor que ella que pudo tener en sus manos una rosa nacida en pleno invierno.

3 Comentarios:

Anónimo dijo...

Maria, creo que es a las 19:3O hora. El día de santa rita es el 22 de mayo y la novena nueve días antes


¡¿Te gusta este blog?!