jueves, 25 de febrero de 2016

El albergue del transeúnte de Guadix puede cerrar sus puertas tras 23 años

 La fecha puesta es el próximo 21 de marzo
Está regido por una comunidad de religiosas

Desde hace 23 años el albergue del transeúnte Virgen de las Angustias de Guadix ofrece a las personas sin hogar un techo y un colchón para dormir, comida y aseo, pero sobre todo les da una acogida «con cariño», subraya la hermana Jesús María Álvarez, una religiosa carmelita del Corazón de Jesús y que desde hace 13 años viene prestando este servicio en Guadix.


Casi un cuarto de siglo después de que abriese sus puertas, su continuidad está en duda por el traslado de las religiosas que lo atienden. Junto a la superiora, también lo atienden las hermanas Juliana López y Carolina Rodríguez. El servicio lo completa un monitor y voluntarios de Cáritas Diocesana.

«Un día uno me dijo que sentía como que le estaban escuchando», dice la religiosa. Los usuarios del albergue son personas de la calle, que van de un lugar para otro y llaman a la puerta buscando un lugar del que escapar del rigor de las noches accitanas. Las puertas del albergue las abre cada noche Paco Amezcua, un monitor de Cáritas Interparroquial. Por ellas pasan mayoritariamente hombres, aunque no faltan mujeres y en alguna ocasión incluso niños.

Los usuarios son de procedencia muy diversa, además de españoles, en las fichas que cada día rellena Paco al efectuar el ingreso hay portugueses, franceses, belgas, italianos, lituanos y marroquíes. Ninguno tiene trabajo, la mayoría son personas que «se dieron muy jóvenes al transeuntismo o han tenido problemas con las familias».

Al tratarse de un albergue de paso, la superiora explica que sólo se les puede dar habitación una vez al mes, según marcan los estatutos, sin embargo, en invierno el sentido de la caridad obliga a hacer de vez en cuando una excepción. 

Ante el cierre, la superiora cree que existen alternativas, aunque la decisión le produce preocupación. A su juicio la labor que ahora hacen ellas va a continuar, aunque la fórmula pueda ser diferente. El albergue se inauguró en noviembre de 1992, durante el día de la celebración de la patrona de Guadix, quien le prestó su nombre: 'Albergue, Virgen de las Angustias' y comenzó a ofrecer sus servicios a personas sin techo un año más tarde.Desde el principio un grupo de religiosas han atendido este albergue y ha contado la labor de Cáritas Diocesana a través de sus voluntarios y un monitor, para completar su tarea, según el portavoz popular, Jesús Lorente.

Preocupación por el futuro de este servicio

El futuro de este albergue preocupa en Guadix. El capítulo de la Congregación decidió recientemente, ante la falta de vocaciones, echar el cierre. El traslado de las religiosas que lo atienden pondrían en peligro el futuro de este albergue. La fecha puesta para el fin de su presencia es el próximo 21 de marzo. Una decisión «dolorosa», según afirma la superiora. 

El PP de Guadix se ha hecho eco de la recogida de firmas e incluso quiere llevar el asunto al próximo pleno municipal. El PP anima a la diócesis a encontrar una solución e insta al Ayuntamiento de Guadix a que mantenga su apoyo a un servicio que de otro modo tendría que prestar el Consistorio.

0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!