domingo, 17 de enero de 2016

La Iglesia de San Antón de Baza convertida desde hace años en un almacén

La Iglesia se encuentra en la "Lista roja de Patrimonio español en peligro"

La desamortización de 1835 suprimió todas las comunidades de frailes de la diócesis de Guadix, pasando sus propiedades a manos particulares. Algunos conjuntos adquirieron usos industriales, otros residenciales, educativos o simplemente desaparecieron. 

En el mejor de los casos, los antiguos templos conventuales se convirtieron en parroquias o mantuvieron su función religiosa. Hoy, cuando la práctica totalidad de los edificios conservados se hallan rehabilitados o en vías de recuperación para su uso público, el viejo convento de San Antón de Baza se mantiene íntegramente como almacén y vivienda privada.


Este monasterio de franciscanos recoletos se estableció en 1609 sobre la primitiva ermita de San Antón, fundada un siglo antes por los Reyes Católicos, y lugar preferido por los moriscos para su enterramiento. 

La accidentada construcción del conjunto no se concluyó hasta comienzos del siglo XVIII, llegando a acoger una nutrida comunidad de religiosos. Una vez suprimido pasó a propiedad municipal, con destino a cuartel y casa de quintos, aunque el convento fue finalmente adquirido por un particular.

La iglesia, completamente desmantelada, es utilizada como almacén y conserva aún una rica decoración con santos franciscanos, motivos lauretanos, pájaros y el escudo de los Enríquez de Silva, sus patronos. Gravemente amenazada su conservación, el conjunto se halla incluido en la "Lista roja de Patrimonio español en peligro" elaborada por Hispania Nostra.


0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!