martes, 8 de diciembre de 2015

Los Seises de Guadix incluidos en el Atlas del Patrimonio Inmaterial de Andalucía

El origen de los seises se halla en los niños cantores que participaban en las liturgias solemnes de las catedrales españolas, al menos desde el siglo XV. En la catedral de Guadix se registran ya en el siglo XVI, sirviendo en el coro, y bajo la instrucción del maestro de capilla. 


El cabildo, a cambio, asumía la educación y sustento de estos niños -procedentes de familias humildes- que debían ingresar en un colegio específico antes de los diez años.

La tradición de danzar en las octavas de la Inmaculada y del Corpus Christi, y en el triduo de Carnaval es posterior. El baile se reducía a simples calados, cadenas y vueltas formando líneas ondulantes, mientras cantaban y tocaban las castañuelas. Incluso obtuvieron de Roma el privilegio de bailar en el altar mayor con sombrero.

Esta tradición, perdida en la mayor parte de las catedrales españolas, se recuperó en Guadix, gracias a D. Jerónimo Gil Mena y a D. Carlos Ros. Los nuevos seises actuaron por vez primera en la Catedral accitana el 8 de diciembre de 1957; estableciéndose cinco años después que danzasen también con motivo de la festividad del Corpus Christi, y en la iglesia conventual de la Concepción. El baile de seises de la catedral de Guadix es el único incluido en el Atlas del Patrimonio Inmaterial de Andalucía.

Los diez seises accitanos bailarán este año nuevamente en la catedral de Guadix, con motivo de la festividad de la Inmaculada Concepción, durante la misa pontifical.

Foto: Torcuato Fandila
Fuente: Centro de Estudios "Padre Suárez"

1 Comentarios:

Anónimo dijo...

Veo que hay muchos datos confusos pues lo seises en Guadix danzaban ya antes de 1957. La danza del Corpus se establece en el año de 2012, no en el año 1962. Existe una investigación por el que suscribe que aún no se ha publicado donde se dan a conocer muchos detalles y dos biografías con datos inéditos de don Carlos Ros y don Gerónimo Gil.

Antonio Francisco Gabarrón Torrecillas


¡¿Te gusta este blog?!