sábado, 12 de diciembre de 2015

El sacerdote Manuel Amezcua imparte una charla a las hermandades de San Juan

En la tarde de ayer, las cofradías y hermandades con sede canónica en la iglesia de San Juan e iglesia de la Piedad tenían una de las charlas que la parroquia ha preparado para el III Curso de Formación Cofrade. El tema a tratar fue la Estación de Penitencia como expresión de misericordia y fue impartida por el sacerdote accitano, Manuel Amezcua, párroco de la Virgen de Gracia.


Amezcua iniciaba su charla aclarando la identidad propia de todo bautizado y la respuesta que ha de dar en consecuencia con su bautismo desde su condición de "sacerdote, profeta y rey".

Después, ha aclarado la diferencia entre procesión y estación de penitencia que en ocasiones se utilizan erróneamente como sinónimos y uno de los peligros que las cofradías puede caer y es "cuidar tanto el escaparte que se olvida el contenido de la trastienda". En palabras del ponente, se dedica en ocasiones una gran cantidad de tiempo a la parte externa de todo lo que envuelve el mundo de las cofradías y olvidando lo esencial de una verdadera hermandad donde tiene que haber cabida para la caridad, formación, celebración... y por su puesto la devoción a los sagrados titulares. 

Terminaba su intervención recordando la convocatoria del Papa "a la misericordia como estilo de vida de toda la Iglesia y por tanto también a las cofradías" e invitaba a que los hermanos cofrades a pusieran en práctica las obras de misericordia en este año de gracia y júbilo. 




1 Comentarios:

Anónimo dijo...

Estos cursos de formacion teniamos que repetirlos mas a menudo


¡¿Te gusta este blog?!