sábado, 18 de julio de 2015

Carta de agradecimiento de Cáritas Interparroquial a las cofradías de Baza

La campaña "Ningún niño sin comida" ha recaudado 8.000 kg. de comida durante cinco días

Amigos cofrades:
"El Evangelio, cuando se anuncia y se cree en él, impulsa a lavar los pies y las llagas de los que sufren y a preparar para ellos la mesa”. Aunque el Papa Francisco no dijo esta frase pensando solo en Baza, resulta tan acertada y tan adecuada que parece dictada especialmente para nosotros con motivo de la campaña “Ningún niño sin comida”. 


Para nosotros, los que ayudamos y colaboramos en Cáritas, pero sobre todo para vosotros también, amigos cofrades. Es un placer, un orgullo, una satisfacción, una agradable y reconfortante recompensa formar parte de una Iglesia en la que también estáis vosotros y vuestras acciones. Qué alegría compartir el trabajo y el esfuerzo, amigos cofrades.

Desde el primer día en que os echasteis a la calle en esta campaña, a pedir alimentos para los vecinos más necesitados, no hemos podido aguantar las ganas de daros las gracias, uno a uno, minuto a minuto. Incluso antes, cuando decidisteis que fuera a través de Cáritas Baza como mejor se podía cumplir vuestro cometido. No os fallaremos. Pero no, no os vamos a dar las gracias. Los que creemos en el bien, en la igualdad, los que buscamos el amor, la justicia, los que sabemos que se puede y, sobre todo, los que hacemos posible que se pueda, no esperamos las gracias, la palmadita en la espalda, la gratificación ejemplar… las medallas son para otros. Nuestro pecho debe estar libre para poder respirar con fuerza cuando se necesite un nuevo aliento. Por eso, no queremos agradeceros nada con esta nota, solo compartir con vosotros nuestra alegría, nuestra emoción y nuestra paz al compartir algo tan imprescindible como es la solidaridad con los más necesitados, como diría Francisco, “preparar para ellos la mesa”.

Si a alguien debemos agradecer su presencia, su acción y su respuesta, coincidiréis con nosotros, es a todas esas miles de personas anónimas que han sacado el dinero de sus bolsillos, que han comprado el alimento, que quizás necesiten también en sus casas, y que han tenido el gesto de entregarlo para ayudar, para colaborar en la erradicación de una pobreza que golpea los límites de eso que llamamos “bienestar”. Aunque algunos lo pongan en duda, ellos también son parte de nuestra Iglesia, de nuestro objetivo… ellos sí que merecen la pena.

Amigos cofrades, ha sido un placer andar esta campaña con vosotros. Nos veremos de nuevo en el camino.


Mercedes Reche
 Directora de Cáritas Interparroquial de Baza

0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!