martes, 17 de marzo de 2015

Ha fallecido Mons. Antonio Dorado Soto, Obispo emérito de Málaga, quefue Obispo de Guadix


En la  mañana del martes 17 de marzo ha fallecido D. Antonio Dorado Soto, Obispo emérito de Málaga y que fue Obispo de Guadix durante 3 años y otros tres como Administrador Apostólico. Tenía 83 años y residía actualmente en la ciudad de Málaga. La capilla ardiente está instalada en la iglesia capitular del Sagrario. El horario de apertura es hoy martes de 13.00 h a 23.00 h y mañana desde las 9.00 h. El funeral se celebra mañana miércoles a las 13.00 h. en la Catedral, donde será enterrado.

D. Antonio fue consagrado Obispo en la Diócesis de Guadix en 1970. Llegó desde Toledo acompañando al obispo Mons. Gabino Díaz Merchán. Esos años ocupó cargos de Vicario General y de Arcediano del Cabildo Catedral. Tras la marcha de D. Gabino, fue nombrado Vicario Capitular y, posteriormente, Obispo de Guadix. Tres años después fue nombrado Obispo de Cádiz-Ceuta.

El actual Obispo de Guadix, Mons. Ginés García ha pedido una oración por su alma en el transcurso del funeral de exequias del sacerdote Faustino Sánchez, que ha tenido lugar en la mañana del martes 17 de marzo. Precisamente, durante ese funeral se conocía la noticia del fallecimiento del Obispo Dorado Soto. Mons. Ginés García ha confirmado su asistencia a la exequias del Obispo emérito malagueño. También irán numerosos sacerdotes de la diócesis accitana.

Obispo por aclamación
Mons. Ginés García ha ofrecido el siguiente testimonio sobre D. Antonio Dorado en la web de la Diócesis de Málaga:
La muerte de D. Antonio Dorado trae a la memoria su primera etapa como Obispo, aquí en la diócesis de Guadix, donde fue consagrado, en la plaza de las Palomas, el 10 de mayo de 1970. En esta diócesis dicen que fue un Obispo por aclamación popular, todos, sacerdotes y pueblo, querían que el obispo fuera D. Antonio, por algo sería. Llegó desde Toledo para ser Vicario general y aquí se quedó. Obispo cercano y atento a las preocupaciones de la gente, siempre cariñoso y sugerente. Claro en la palabra y con una capacidad de síntesis que llamaba la atención, lo que demostraba sus dotes para escuchar y para unir lo distinto. Hombre de fe profunda y sincera, destacaba siempre su sencillez.

0 Comentarios:


¡¿Te gusta este blog?!