martes, 20 de octubre de 2015

Art. de opinión: "La Religión en la Escuela, baluarte de la Educación"

La clase de Religión, según la experiencia vivida, posee muchísimos aspectos positivos a varios niveles. Nivel educativo: educación en valores, que se encuentran tan de moda. Todos ellos valores humanos, positivos, de convivencia hacia compañeros, personas ajenas… Desarrollo de la imaginación a través de la creatividad (obras teatrales bíblicas, canciones acordes con el temario…); nivel histórico-socio-cultural: conocimiento de lo que otras personas han hecho a lo largo del tiempo y dando respuesta a nuestra sociedad actual; nivel ético-moral: toma de consciencia sobre el bien y el mal así como la disciplina, orden y estabilidad emocional que les proporciona. La doctrina católica se da en la catequesis –que es fuera de las aulas de enseñanza pública− y la cultura católica se imparte en las aulas.


En estos días de precampaña estamos asistiendo, de una manera insólita, a ver las promesas electorales en esta materia de un determinado partido político. Sinceramente, mis queridos oyentes, me he quedado sin palabras: “El PSOE plantea sacar la Religión del currículo y del horario escolar” (Cadena SER, 19-10-15). No puedo entender qué ocurrirá ahora con todos aquellos que simpatizamos y apostamos en su momento por la corriente de pensamiento del Socialismo Católico. Considero y pienso enérgicamente que el PSOE se está equivocando, y mucho, con la promesa electoral de querer sacar la enseñanza optativa –antes opcional− de Religión Católica de las aulas públicas. Bastante atacada ha sido ya por la LOMCE, por favor no la ataquemos más.

La educación en valores es muy importante, como la que nos ofrece la asignatura de Religión Católica en este país, porque además de educar enciclopédicamente a nuestros niños y jóvenes, tenemos el deber ético y la obligación moral de formarlos cívica, ética y moralmente para que sepan convivir en sociedad, es decir, para que sean “personas humanas preparadas para vivir como Ciudadanos del Mundo”. Necesitamos asignaturas que formen –como decía Immanuel Kant−,  personas “que obren de tal modo que la máxima de su voluntad pueda valer siempre ya al mismo tiempo, como principio de una legislación universal”, “que obren de tal modo que traten a los demás (incluidos ellos mismos) como un fin y no solamente como un medio” y “que obren como si fueran ciudadanos de un mundo perfecto”.

Para ir concluyendo, espero que los socialistas católicos hagan ver a su partido el error que está cometiendo con la Iglesia Católica y le pidan una rectificación al respecto. “Errar es de humanos, rectificar de sabios”, reza un viejo refrán castellano, pues bien, Todavía se está a tiempo de rectificar, de no condenar a los cristianos en el “anfiteatro de Vespasiano”. Desde estas líneas quiero hacer un llamamiento a los máximos dirigentes políticos de España, por favor, céntrense en lo que realmente es importante: salir de la crisis, recuperación económica, mejora de la educación y de la sanidad, y no creen cortinas de humo que pretendan desviar la atención del pueblo. Dignifiquen la política con nobleza y honradez, con buenas actuaciones y loables medidas, y hagan que los españoles nos sintamos orgullosos de ella. 


JUAN ANTONIO DÍAZ SÁNCHEZ
(Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino)

“…Cuando tengas la edad suficiente para juzgar, serás completamente libre; pero tengo empeño decidido en que tu instrucción y tu educación sean completas, y no lo serían sin un estudio serio de la religión. (…) ¿Cómo sería completa tu instrucción sin un conocimiento suficiente de las cuestiones religiosas sobre las cuales todo el mundo discute? ¿Quisieras tú, por ignorancia voluntaria, no poder decir una palabra sobre estos asuntos sin exponerte a soltar un disparate? Dejemos a un lado la política y las discusiones, y veamos lo que se refiere a los conocimientos indispensables que debe tener un hombre...” (Jean Jaurès, 1859-1914).



2 Comentarios:

Anónimo dijo...

Qué pena, cómo está el PSOE, con mi voto que no cuenten. Es una auténtica vergüenza la propuesta estrella de los socialistas: eliminar la clase de religión, de pena.

Anónimo dijo...

Buen artículo, y por su puesto con mi voto que no cuentan los socialistas


¡¿Te gusta este blog?!